Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 8 el Jue Jun 07, 2012 6:54 pm.
Últimos temas
» # Petición de rol - Cierre de temas.
Lun Jun 11, 2012 8:51 am por Leo Kana Murray

» # Registro de materias{Solo profesores}
Dom Jun 10, 2012 4:52 pm por Liriah E. Verlac

» # Registro de PB.
Dom Jun 10, 2012 4:52 pm por Liriah E. Verlac

» #Registro de nombres.
Dom Jun 10, 2012 4:51 pm por Liriah E. Verlac

» # Registro de apellidos.
Dom Jun 10, 2012 4:51 pm por Liriah E. Verlac

» # Registro de habitación-vivienda
Dom Jun 10, 2012 4:51 pm por Liriah E. Verlac

» # Registro de curso.
Dom Jun 10, 2012 4:50 pm por Liriah E. Verlac

» # Registro de raza.
Dom Jun 10, 2012 4:50 pm por Liriah E. Verlac

» # Registro de dones.
Dom Jun 10, 2012 4:50 pm por Liriah E. Verlac







The Afterlife OblivionimagenLoveDaze! TourAcademiaEaston The Hunger Games RPG Titanic RPGRol Anatomia de Grey

Bastian L. Wilhelm {ID}

Ir abajo

Bastian L. Wilhelm {ID}

Mensaje por Bastian L. Wilhelm el Vie Jun 08, 2012 5:56 am


Bastian L. Wilhelm


Bastian // 17 años // Homosexuall // Licántropo // Alumno cadogan



Datos importantes


· Nombre completo: Sebastian Leroy Wilhelm
· Apodos: Bastian
· Edad: 17 años
· Nacionalidad: Británico
· Grupo/ocupación: Alumno cadogan
· Orientación sexual: Homosexual {¡Es un secreto, así que chstt!}


Datos descriptivos


· Descripción física:

De complexión delgada y fibrosa, su altura no es algo que se pueda destacar de su persona, puesto que sus 1,65 de altura es alguien que se puede pasar por alto fácilmente. A esa escasa altura que posee este chico se le debe añadir la complexión de su cuerpo, delgado y pequeño, lo que le da un aspecto de persona frágil y delicada, aunque después de mirarlo dos veces se puede apreciar los músculos que destacan entre su delgadez, producto del ejercicio que ha empezado a hacer. ¡Hay que cuidarse!

Su piel tiene un tono blanco, pálido, como si no hubiera recibido los suficientes rayos solares como para adquirir un poco mas de color en ella. Presenta un aspecto liso y terso, sin ninguna marca o cicatriz que la altere. Esta palidez de su piel se ve destacada con el contraste de su pelo castaño claro, reforzando así toda la claridad que en general muestra la figura de este chico. Suele llevar un pelo cortado a estilo corto, lo que deja a vista completa su rostro, de líneas suaves y marcadas, sobre todo en la zona de su barbilla. A conjunto con su pelo, el color de sus gruesas cejas también es castaño, y éstas enmarcan unos ojos grandes y de color igualmente castaño claro, que siempre observan todo su entorno con atención. Continuando con la descripción de su cara, tiene una nariz pequeña y curvada, y unos labios finos y de un tono rosado natural, que pocas veces se curvan en una sonrisa. Tras ellos se esconden unos dientes blancos, rectos, perfectos, como si se hubiera pasado la vida encerrado en la consulta de un dentista.

En cuanto a su forma de vestir, le gusta hacerlo de forma cómoda, con la clásica combinación de camiseta y vaqueros, aunque eso si, todo eso de un riguroso color negro, o, en su defecto, cualquier color que posea un tono oscuro. Rara vez se le verá con ropajes de colores claros. En sus pies casi siempre se ven unas zapatillas deportivas, puesto que son de lo mejor para hacer el deporte que le gusta, y además de ello, son muy cómodas.

· Descripción psicológica:

La palabra que mejor definiría al chico es dócil. No es un chico rebelde que pasa de todo ni nada de eso, sino todo lo contrario.¿Rebeldía? Esa palabra no entra dentro del vocabulario del muchacho, a quien siempre le ha gustado estar dentro de unas normas y seguir éstas. Le hacen sentirse seguro, puesto que piensa que si hay unas normas y él las respeta y las cumple, nada malo le puede pasar. Por ello, y en ese afán por sentirse seguro, siempre cumplirá las normas que se le impongan, sean cuales sean, porque éstas siempre tienen un carácter benigno, o al menos eso es lo que él piensa. Además de las normas, también le gusta seguir órdenes, puesto que eso significa que alguien confía lo suficiente en él como para confiarle la tarea que le ha encomendado, y la cumplirá lo mejor que pueda, puesto que le gusta saber que ha hecho algún bien cumpliendo esa orden que se le ha dado. Le gusta saber que con ello se ha ganado la aprobación del que le ha mandado algo, porque es bien cierto que le pierde la aprobación de los demás. Con esa aprobación se vería como alguien que ha servido para algo, que ha sido útil, cosa que él no se considera para nada.

No es el chico más popular del mundo, de hecho, puede que sea el menos popular. Sus interacciones con las personas siempre han sido más que escasas, así que no tiene demasiada experiencia en eso de hablar con la gente. Por ello, no se le da nada bien hablar con ellos. Al no haberlo hecho nunca, se pone nervioso cuando tiene que hablar con alguien, porque no sabe como va a acabar todo. Es bastante cortado en cuanto a hablar con la gente se refiere: en seguida se pone nervioso y un rubor cubre sus mejillas a nada que haga. Se puede decir que es un chico bastante tímido. No sabe como comportase con la gente, por lo que se ha vuelto un chico bastante solitario: le gusta estar solo con sus pensamientos, puesto que su compañía es la única que no lo hace ponerse sumamente nervioso. Se siente tranquilo y sereno, sentimientos que no se dan cuando está rodeado de mas gente, cuando se pone tan nervioso que no puede hacer otra cosa que ponerse a balbucear incoherencias, o aun peor, ponerse a decir tonterías de una forma muy rápida, casi sin respirar, solo por llenar los incómodos silencios que seguramente se harán, puesto que no suele hablar mucho, porque nunca se le ocurre nada bueno que decir.

Es un chico bastante inteligente, aunque esa inteligencia se ve mermada muchas veces por él mismo, que piensa que no es nada inteligente, justo lo contrario, tiene tan mala concepción de si mismo que piensa que es una persona bastante estúpida, y por ello no deja expandirse todas las posibilidades que su gran mente tiene. Sin embargo, y aunque no se considere a si mismo como alguien listo, si que se puede ver que piensa mucho. Muchas veces se le puede ver perdido entre sus pensamientos, a veces tan complicados y enrevesados que ni él mismo entiende lo que está pensando. Es muy común verle con la mirada perdida en el infinito, sin detenerse a observar lo que le rodea, tan ensimismado como está en su propia mente. Dado ese estado en el que se encuentra en muchas ocasiones, puede decirse que es un chico bastante despistado, que a veces no presta demasiada atención a cuanto lo rodea, y en muchas ocasiones se le olvidan cosas muy fáciles de recordar. Su mente es algo extraña en ese sentido, puesto que aunque se le olviden con facilidad esas cosas sencillas que recordar, en otras ocasiones recuerda detalles nimios que la gente normal habría pasado por alto.

Es un chico sin sentido del humor. Aunque muchas veces lo ha intentado, no le salen hacer chistes y bromas como lo hace la gente normal, puesto que dada esa mala concepción de si mismo que tiene, piensa que es el ser mas aburrido que ha pisado nunca la tierra, y por eso pocas veces se le puede ver haciendo bromas. Tiene una personalidad algo pesimista .Siempre que pasa algo malo, tiene que ser culpa suya, o al menos, eso es lo que él piensa, así como si oye que alguien está hablando mal de alguien o riéndose de alguien, automáticamente piensa que el destinatario de tales malas palabras y burlas es él. No es porque tenga un ego subido y piensa que todo le hace referencia a él, justo todo lo contrario: como tiene tan baja la autoestima, piensa que todo lo malo que dicen las personas va dirigido a él.

No es alguien que luche por lo que quiere contra viento y marea: si se encuentra con alguna dificultad en el camino, lo mas que hará será hacer un único intento, y como según él, seguro que fallará, no tendrá sentido intentarlo una segunda vez. Se da por vencido con demasiado facilidad, a veces incluso antes de intentarlo. Es indeciso, le cuesta un montón decidirse por hacer alguna cosa, por lo que se puede decir que no es alguien impulsivo, sino que le gusta reflexionar, pararse a pensar todas las cosas. Hay veces que las piensa incluso demasiado: dos, tres o todas las veces que haga falta: no parará hasta tener el conocimiento completo de aquello que se le presenta. Le gusta conocer mejor las cosas, por lo que se puede decir que es alguien curioso: si hay algo que despierta la curiosidad en él, ten por seguro que no parará hasta llegar al fondo del asunto y comprender al 100% todo aquello que se le presenta. Es un chico de libro en mano: le encanta leer. Podría decirse que le gustan más los libros que las propias personas, puesto que al menos con la presencia de los libros no se pone nervioso, y éstos le abren todo un mundo de posibilidades, tanto para aprender cosas nuevas como para mantener su mente distraída de su vida cotidiana.

Es alguien a quien le asusta prácticamente todo, por lo que la valentía no se encuentra entre sus virtudes. Intenta ocultarlo ante los demás, pues sabe que a la gente no le gusta ver como otros tienen miedo, pero es muy mal actor, por lo que pocas veces puede ocultar que siente ese miedo. En relación con lo de su nula capacidad para actuar se puede ver que nunca miente: todo lo que te diga va a ser rigurosamente verdad, puesto que no le gustan nada las mentiras, y las evita decir tanto como puede, de modo que si algo de lo que te dice es mentira lo descubrirás en seguida, pues se le notará a la legua. Hay veces que maquilla un poco la verdad si ésta es muy dura, puesto que no sabe como podría reaccionar la persona a la que se lo diga: quizás le moleste, se enfade o se pone triste. No lo sabe, puesto que los demás son todo un misterio para él.

No tiene nada de carácter. Es muy difícil hacerle enfadar, puesto que no tiene el carácter suficiente como para ello. Si alguien le molesta, lo máximo que hará será agachar la cabeza e ignorarle. Quizás le dedique una o dos frases cortantes y en un tono borde que parece incorrecto dentro de su personalidad normal, pero solo se limitará a eso. Rara es la ocasión en la que se ve obligado a usar la violencia contra otro, porque se puede considerar a este muchacho como alguien pacífico, excepto, claro, las veces en las que alguien le toque demasiado las narices. Aunque habría que ser demasiado insistente como para enfadarle, puesto que tiene mucha paciencia con los demás, y por eso es difícil que explote lo suficiente como para tener que ser violento. De todas formas, y aunque llegue ese momento, resistirá mucho lo de la violencia, puesto que no le gusta nada todo ese tema. Piensa que en este mundo todo se puede resolver con la palabra, y si la palabra falla, entonces la solución es no hablar ni encontrarse con esa persona que ha provocado la discusión. ·


Datos importantes


· Historia:

La historia del joven Bastian empieza donde empiezan la mayoría de las historias: en el hospital. Abrió los ojos por primera vez en un hospital de Londres, hace ya 17 años. La pequeña familia, que hasta el momento solo había sido conformada por dos personas, ya se había ampliado a tres. Sin embargo, no eran tres personas lo que estaban en aquel momento, pues una de ellas faltaba. Y, en efecto, se trataba de su padre, quien no se había presentado al nacimiento de su hijo, puesto que consideraba que eran demasiado jóvenes para tener que criar un niño con ellos, y había estado en contra de tenerlo desde el principio. Solo por la insistencia de su madre había accedido a tenerlo, pensando que, cuando lo viera por primera vez, se olvidaría de todo y querría a su hijo. Sin embargo, eso no fue así.

La madre del pequeño no había podido resistir el complicado parto en el que había participado, de modo que falleció pocas horas después de que su hijo hubiera nacido. Para entonces, su padre había dejado por fin la barra del bar para ver lo que su mujer había dado a luz, encontrándose con que su mujer había muerto, y quedando él con un hijo que no quería y que tenía que cuidar él solo, sin la compañía de su mujer. Si antes no le había hecho mucha ilusión eso de tener un niño, ahora que a causa de su nacimiento había muerto su mujer, lo quería mucho menos.

La indiferencia fue el tratamiento que el joven recibió de su padre desde pequeño. En cuanto podía, se lo dejaba a terceras personas, a un vecino o a una niñera, para que lo cuidara, y así desentenderse de su cuidado. Empezó a frecuentar el bar mas que de costumbre, y así Bastian se fue criando sin una madre y sin un padre, pasando de mano en mano, pero sin ninguna figura que le diera el amor que todo niño necesita. El pequeño fue creciendo, pero nada cambió en su vida, a no ser que que la indiferencia de su padre aumentara cuente como cambio.

Y en su adolescencia tampoco es que la relación paterno-filial fuera mejorando. La presencia de su padre era cada vez menor en la casa: solamente para las horas de dormir estaba en casa, se marchaba temprano en la mañana y se acostaba tarde en la noche, teniendo el menor contacto con su hijo posible, casi sin verse ambos dos. En muchas ocasiones, su padre faltaba a casa muchas noches, y Bastian no sabía donde estaba ni que hacía, aunque poco le importaba, puesto que en esas ocasiones tenía la casa para él solo, sin tener que soportar la indiferencia de su padre, lo cual le dejaba mucho mas tranquilo. Tenía tiempo para él, para hacer lo que de verdad quisiera. Eran lo que él llamaba los "días tranquilos", aquellos en los que podía relajarse y ser él mismo.

En el colegio sacaba buenas notas, aunque pocos amigos tenía en sus clases. Él era el raro, el que nunca hablaba con nadie y se sentaba al fondo de la clase. Al muchacho no le importaba demasiado no tener amigos en su clase, puesto que estaba acostumbrado a estar solo, así que le daba lo mismo. Fue en esa época cuando empezó a notar que algo raro tenía en su interior. Sabía que siempre había sido el raro, pero se sentía realmente como si no perteneciera allí, como si no fuera igual que el resto de sus compañeros. Y tenía razón. Porque mientras que todos sus compañeros eran humanos, él no lo era. Él era un licántropo. Cuando cambió por primera vez estuvo muy asustado. No sabía lo que le estaba pasando, estaba desorientado, nerviosos, asustado. Lo creía parte de un sueño o mas bien de una cruel pesadilla. Pero no era así. Su padre fue el encargado de comunicarle lo anormal que era, al igual que lo habían sido sus padres. Licántropos, todos ellos. El joven se dijo a si mismo que eso no era posible, que ese tipo de cosas no existían. Pero vaya si lo hacían. El joven pensó que le hubiera venido bien la ayuda materna, dado que paterna desde luego no la iba a tener, pues ella había pasado lo mismo, pero no podía tenerla. En esos momentos si que echó de menos tener a alguien con quien hablar, a quien contarle esas cosas, que le aconsejara acerca de ello, que le diera ánimos y le dijera que no pasaba nada. Pero no tenía nada de eso, de modo que guardó en su interior todas aquellas inquietudes.

Y entonces, con gran sorpresa, recibió una carta. Se trataba la academia Cadogan, que para sorpresa del chico le ofrecía una plaza. No pudo ocultar su sorpresa, pues nadie nunca se había preocupado de él de ese modo, tomándose incluso la molestia de enviarle una carta para contactar con él. En esa carta se le ofrecía una oportunidad de escapar, de no ver a su padre en algún tiempo, lo cual le parecía perfecto. Se sentía como un cobarde por tomar esa determinación, pues en vez de enfrentarse a su padre como era debido, lo que hacía era irse a una academia para no tener que hacerlo. Pero no le preocupaba, pues siempre se había considerado a si mismo un cobarde. Seguro que su padre no le echaba de menos, y él tampoco lo haría. Por una vez en su vida se sentía feliz, libre, fuera del yugo de la indiferencia que su padre siempre le había profesado. Por una vez, podía respirar tranquilo, y esperar que los tiempos futuros fueran mejor que los pasados.


· Familiares:

Devon R. Wilhelm: Es el padre de Bastian, y el único familiar que le queda al joven. Trabaja en un taller mecánico. La relación con su hijo es mas que mala, de hecho, se podría decir que no se soportan. Dada su afición por los bares y el desprecio que siente hacia su hijo, se pasa los días fuera de casa. Es, como su madre y él mismo, un licántropo, aunque nunca quiere mencionar ese tema. Bastian está secretamente feliz de estar en la academia, porque así, por lo menos, está lejos de su padre.


Datos extras


· Gustos:

Le encantan los días de lluvia, pues después dejan un olor muy agradable y refrescante que deja después. También le gustan los gatos, especialmente aquellos de color negro, que precisamente es su color favorito, junto con el amarillo.

· Odios:

Las multitudes no le entusiasman demasiado, así como ser el centro de atención. Tampoco le gustan las naranjas, ni cocinar, puesto que siempre se le quema la comida que está haciendo. No le entusiasma tampoco el humo de los cigarrillos, pues ese olor le resulta muy desagradable, y después se pega en los ropa y el pelo.

· Manías:

Morderse las uñas y hacer crujir sus nudillos son sus manías mas comunes.

· Miedos/fobias:


Demasiadas para enumerarlas, pero las principales son el miedo a la oscuridad, su claustrofobia y el miedo a los payasos.

· Enfermedades:

Por el momento, ninguna.

· Otros datos: -






avatar
Bastian L. Wilhelm

Mensajes : 8
Fecha de inscripción : 08/06/2012
Localización : Frente al ordenador owo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bastian L. Wilhelm {ID}

Mensaje por Liriah E. Verlac el Vie Jun 08, 2012 11:17 am




Ficha Aceptada#



Procede con los registros y te doy color ^^


_________________
It's over and I'm goin' under. So hard but so sweet.
Never let me go

avatar
Liriah E. Verlac

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 25/04/2012

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.